Dejar de fumar con ayuda psicológica

Dejar de fumar con ayuda psicológica

Si ya lo has intentado alguna vez, o crees que es el momento, recuerda algunas razones más…

  • Un ahorro importante de dinero, no sólo en la compra del tabaco, sino en medicinas, visitas al médico, asma, gripes y bajas laborales.
  • Mejorará nuestro aliento, los dientes y encías.
  • La piel se regenerará mejor, se evita el envejecimiento prematuro, arrugas, caída del cabello y el tono opaco de piel.
  • Se repara la digestión, las úlceras producidas por el tabaco, incluso volveremos a percibir mejor el sabor de los alimentos así como los olores.
  • Disminuirá el riesgo de sufrir cáncer de pulmón, laringe, vejiga, boca, esófago y riñón significativamente.
  • El corazón lo agradecerá, se reducirá el riesgo de sufrir un infarto produciendo una menor presión arterial.
  • Las molestias matutinas de garganta desaparecerán y el olor corporal será menos fuerte.
  • El cansancio al realizar algún esfuerzo se reducirá, habrá más energía y vitalidad. La fertilidad aumentará, y el riesgo de padecer disfunción eréctil no estará en nuestra mente.